25 Pues Cristo tiene que reinar hasta que humille a todos sus enemigos debajo de sus pies.