25 y en esta comunión disfrutamos de la vida eterna que él nos prometió.