5 Dios mismo nos ha preparado para esto, y como garantía nos ha dado su Espíritu Santo.