26 Que mis bendiciones paternas sobre ti
superen las bendiciones de mis antepasados,
y alcancen las alturas de los montes eternos.
Que estas bendiciones descansen sobre la cabeza de José,
quien es príncipe entre sus hermanos.