25 Echémonos al suelo llenos de vergüenza
y cubiertos de deshonra,
porque tanto nosotros como nuestros antepasados hemos pecado
contra el Señor
nuestro Dios.
Desde la niñez hasta el día de hoy
nunca lo hemos obedecido».