2 Judas, el traidor, conocía ese lugar, porque Jesús solía reunirse allí con sus discípulos.