26 El Padre tiene vida en sí mismo y le ha entregado a su Hijo ese mismo poder de dar vida.