5 El sacerdote mandará matar una de las aves sobre una vasija de barro llena de agua fresca.