32 Allí también la gente quedó asombrada de su enseñanza, porque hablaba con autoridad.