28 Así que el Hijo del Hombre es Señor, ¡incluso del día de descanso!