8 Pues el Hijo del Hombre
es Señor,
¡incluso del día de descanso!