10 Retuérzanse y giman como una mujer con dolores de parto,
ustedes, habitantes de Jerusalén,
porque ahora tendrán que salir de esta ciudad
para vivir en campos abiertos.
Pronto serán enviados al destierro
a la lejana Babilonia.
Pero allí el Señor
los rescatará;
él los redimirá de las garras de sus enemigos.