7 Pues, cuando morimos con Cristo, fuimos liberados del poder del pecado;