166 Anhelo que me rescates, Señor
,
por eso, he obedecido tus mandatos.