8 ¡Den al Señor
la gloria que merece!
Lleven ofrendas y entren en sus atrios.