4 También un pequeño timón hace que un enorme barco gire adonde desee el capitán, por fuertes que sean los vientos.