11 porque nadie puede poner un fundamento diferente del que ya está puesto, que es Jesucristo.