30 Luego los sacó y les preguntó:—Señores, ¿qué tengo que hacer para ser salvo?