4 Porque grande es el SEÑOR, y digno de suprema alabanza; terrible sobre todos los dioses.