20 —Ya no me llamen Noemía —repuso ella—. Llámenme Mara,b porque el Todopoderoso ha colmado mi vida de amargura.