15 A mí, Daniel, se me angustió por dentro el espíritu, y las visiones de mi mente seguían turbándome.