8 He aquí, he hecho tu rostro tan duro como sus rostros, y tu frente tan dura como sus frentes.