10 Por tanto, por causa vuestra, los cielos han retenido su rocío y la tierra ha retenido su fruto.