10 Pero no podían resistir a la sabiduría y al Espíritu con que hablaba.