5 así nosotros, que somos muchos, somos un cuerpo en Cristo e individualmente miembros los unos de los otros.