43 No quites jamás de mi boca la palabra de verdad, porque yo espero en tus ordenanzas.