28 Entonces Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal; que todos estamos aquí