12 Y siendo acusado por los príncipes de los sacerdotes, y por los ancianos, nada respondió