1 Ofrendas para edificar el templo
Luego el rey David se dirigió a toda la asamblea y dijo: «Mi hijo Salomón, a quien Dios evidentemente ha elegido para ser el siguiente rey de Israel, es aún joven y sin experiencia. El trabajo que él tiene por delante es enorme, porque el templo que construirá no es para simples mortales, ¡es para el Señor
Dios!
2 Usando cada recurso a mi alcance, he reunido todo lo que pude para construir el templo de mi Dios. Así que hay suficiente oro, plata, bronce, hierro y madera, al igual que grandes cantidades de ónice y otras joyas costosas, y todo tipo de piedras finas y mármol.
3 »Ahora, debido a la devoción que tengo por el templo de mi Dios, entrego todos mis propios tesoros de oro y de plata para ayudar en la construcción. Esto es además de los materiales de construcción que ya he reunido para su santo templo.
4 Dono más de ciento dos mil kilos de oro
de Ofir y doscientos treinta y ocho mil kilos de plata
refinada para recubrir las paredes de los edificios
5 y para los demás trabajos en oro y plata que harán los artesanos. Ahora bien, ¿quiénes de ustedes seguirán mi ejemplo y hoy darán ofrendas al Señor
?».
6 Entonces los jefes de familia, los jefes de las tribus de Israel, los generales y capitanes del ejército
y los funcionarios administrativos del rey, todos ofrendaron voluntariamente.
7 Para la construcción del templo de Dios donaron alrededor de 170.000 kilos de oro,
10.000 monedas
de oro, 340.000 kilos de plata,
612.000 kilos de bronce
y 3.400.000 kilos de hierro.
8 También contribuyeron con gran cantidad de piedras preciosas, que se depositaron en el tesoro de la casa del Señor
al cuidado de Jehiel, un descendiente de Gersón.
9 El pueblo se alegró por las ofrendas, porque había dado libremente y de todo corazón al Señor
, y el rey David se llenó de gozo.
10 Oración de alabanza de David
Luego David alabó al Señor
en presencia de toda la asamblea:
«¡Oh, Señor
, Dios de nuestro antepasado Israel,
que seas alabado por siempre y para siempre!
11 Tuyos, oh Señor
, son la grandeza, el poder, la gloria, la victoria y la majestad. Todo lo que hay en los cielos y en la tierra es tuyo, oh Señor
, y este es tu reino. Te adoramos como el que está por sobre todas las cosas.
12 La riqueza y el honor solo vienen de ti, porque tú gobiernas todo. El poder y la fuerza están en tus manos, y según tu criterio la gente llega a ser poderosa y recibe fuerzas.
13 »¡Oh Dios nuestro, te damos gracias y alabamos tu glorioso nombre!
14 ¿Pero quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que podamos darte algo a ti? ¡Todo lo que tenemos ha venido de ti, y te damos solo lo que tú primero nos diste!
15 Estamos aquí solo por un momento, visitantes y extranjeros en la tierra, al igual que nuestros antepasados. Nuestros días sobre la tierra son como una sombra pasajera, pasan pronto sin dejar rastro.
16 »¡Oh Señor
nuestro Dios, aun estos materiales que hemos reunido para construir un templo para honrar tu santo nombre, vienen de ti! ¡Todo te pertenece!
17 Yo sé, mi Dios, que tú examinas nuestro corazón y te alegras cuando encuentras en él integridad. Tú sabes que he hecho todo esto con buenas intenciones y he visto a tu pueblo dando sus ofrendas por voluntad propia y con alegría.
18 »Oh Señor
, Dios de nuestros antepasados Abraham, Isaac e Israel, haz que tu pueblo siempre desee obedecerte. Asegúrate de que su amor por ti nunca cambie.
19 Dale a mi hijo Salomón el deseo de obedecer de todo corazón tus mandatos, leyes y decretos, y de hacer todo lo necesario para edificar este templo, para el cual he hecho estos preparativos».
20 Después, David le dijo a toda la asamblea: «¡Alaben al Señor
su Dios!». Y todos en la asamblea alabaron al Señor
, Dios de sus antepasados, y se inclinaron y se arrodillaron ante el Señor
y ante el rey.
21 Salomón es nombrado rey
Al día siguiente trajeron mil toros, mil carneros y mil corderos como ofrendas quemadas para el Señor
. También trajeron ofrendas líquidas y muchos otros sacrificios en nombre de todo Israel.
22 Ese día festejaron y bebieron en la presencia del Señor
con gran alegría.
Nuevamente coronaron a Salomón, el hijo de David, como su nuevo rey. Lo ungieron delante del Señor
como su líder, y ungieron a Sadoc como sacerdote.
23 Entonces Salomón subió al trono del Señor
en lugar de su padre David, y tuvo éxito en todo, y todo Israel lo obedeció.
24 Todos los oficiales, los guerreros y los hijos del rey David juraron lealtad al rey Salomón.
25 Así que el Señor
exaltó a Salomón a los ojos de todo Israel, y le dio un esplendor real aún mayor que a cualquier otro de los reyes anteriores de Israel.
26 Resumen del reinado de David
David, hijo de Isaí, reinó sobre todo Israel.
27 Durante cuarenta años reinó sobre Israel, siete años en Hebrón y treinta y tres en Jerusalén.
28 Murió en buena vejez, habiendo disfrutado de una larga vida, riquezas y honor. Después su hijo Salomón gobernó en su lugar.
29 Todos los acontecimientos del reinado de David, de principio a fin, están escritos en
en
y en
30 Entre estos relatos están los hechos poderosos de su reinado así como lo que le sucedió a él, a Israel y a todos los reinos vecinos.