25 Si alguien peca contra otra persona, Dios puede
mediar por el culpable. Pero si alguien peca contra el Señor
, ¿quién podrá interceder?». Sin embargo, los hijos de Elí no hicieron caso a su padre, porque el Señor
ya había decidido quitarles la vida.