2 La única carta de recomendación que necesitamos son ustedes mismos. Sus vidas son una carta escrita en nuestro
corazón; todos pueden leerla y reconocer el buen trabajo que hicimos entre ustedes.