16 En las ciudades que el Señor
tu Dios te da como preciada posesión, destruye a todo ser viviente.