26 “Maldito todo el que no acepte ni obedezca las condiciones de estas instrucciones”.
Y todo el pueblo responderá: “¡Amén!”.