18 Es mejor tener sabiduría que armas de guerra,
pero un solo pecador puede destruir muchas cosas buenas.