36 Cada día deberás sacrificar un becerro como ofrenda por el pecado, para purificarlos y hacerlos justos ante el Señor
.
Finalizada la ceremonia, limpia el altar purificándolo;
unge el altar con aceite para consagrarlo.