52 Cuando el siervo de Abraham oyó la respuesta, se postró hasta el suelo y adoró al Señor
.