25 Cuando Pedro entró en la casa, Cornelio cayó a sus pies y lo adoró;