3 Así que, después de pasar más tiempo en ayuno y oración, les impusieron las manos y los enviaron.