33 Al oír esto, el Concilio Supremo se enfureció y decidió matarlos;