22 «Vuelvan a mí, hijos descarriados —dice el Señor
—,
y les sanaré el corazón extraviado».
«Sí, ya vamos —responde el pueblo—,
porque tú eres el Señor
nuestro Dios.