1 Mensaje acerca de Amón
Este es el mensaje que se dio sobre los amonitas. Esto dice el Señor
:
«¿No hay descendientes de Israel
para que hereden la tierra de Gad?
¿Por qué ustedes, adoradores de Moloc,
habitan en sus ciudades?
2 En los días futuros —dice el Señor
—,
haré sonar el grito de guerra contra la ciudad de Rabá.
Se convertirá en un montón de escombros
y las ciudades vecinas serán quemadas.
Entonces Israel volverá a tomar
la tierra que ustedes le quitaron —dice el Señor
—.
3 Clama, oh Hesbón,
porque la ciudad de Hai quedó destruida.
¡Lloren, oh habitantes de Rabá!
Pónganse ropa de luto.
Lloren y giman, escondidos detrás de los arbustos,
porque su dios Moloc será llevado a tierras lejanas
junto con sus sacerdotes y funcionarios.
4 Estás orgullosa de tus fértiles valles, hija rebelde,
pero pronto se convertirán en ruinas.
Confiaste en tus riquezas
y pensaste que nadie podría hacerte daño.
5 ¡Pero mira! Yo traeré terror sobre ti
—dice el Señor, el Señor
de los Ejércitos Celestiales—.
Tus vecinos te expulsarán de tu tierra
y nadie ayudará a tus desterrados cuando huyan.
6 Sin embargo, yo restableceré el bienestar de los amonitas
en los días venideros.
Yo, el Señor
, he hablado».
7 Mensajes acerca de Edom
Este es el mensaje que se dio acerca de Edom. Esto dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales:
«¿No hay sabiduría en Temán?
¿No queda nadie que pueda dar sabios consejos?
8 ¡Dense la vuelta y huyan!
¡Escóndanse en cuevas profundas, habitantes de Dedán!
Pues cuando yo traiga desastre sobre Edom,
¡a ti también te castigaré!
9 Los que cosechan uvas
siempre dejan algunas para los pobres.
Si de noche vinieran los ladrones
ni ellos se llevarían todo;
10 pero yo despojaré la tierra de Edom
y no habrá lugar dónde esconderse.
Sus hijos, hermanos y vecinos
serán todos destruidos,
y Edom no existirá más.
11 Pero protegeré a los huérfanos que queden entre ustedes.
También sus viudas pueden contar con mi ayuda».
12 Así dice el Señor
: «Si el inocente debe sufrir, ¡cuanto más tú! ¡No quedarás sin castigo! ¡Debes beber de esta copa de juicio!
13 Pues juré por mi propio nombre —dice el Señor
—, que Bosra se convertirá en objeto de horror y en un montón de ruinas; se burlarán de ella y la maldecirán. Todas sus ciudades y aldeas quedarán desoladas para siempre».
14 He oído un mensaje del Señor
.
Se envió un embajador a las naciones para decir:
«¡Formen una coalición contra Edom,
y prepárense para la batalla!».
15 El Señor
le dice a Edom:
«Te haré pequeña entre las naciones;
todos te despreciarán.
16 Has sido engañado por tu propio orgullo
y por el temor que inspirabas en los demás.
Vives en una fortaleza de piedra
y controlas las alturas de las montañas.
Pero aun si haces tu nido con las águilas en las cumbres,
te haré caer estrepitosamente»,
dice el Señor
.
17 «Edom será objeto de espanto;
todo el que pase por ese lugar quedará horrorizado
y dará un grito de asombro por la destrucción que verá allí.
18 Será como la destrucción de Sodoma, Gomorra
y sus ciudades vecinas —dice el Señor
—.
Nadie vivirá allí;
nadie la habitará.
19 Vendré como un león que sale de los matorrales del Jordán
y atacaré a las ovejas en los pastos.
Echaré a Edom de su tierra,
y nombraré al líder que yo escoja.
Pues, ¿quién es como yo y quién puede desafiarme?
¿Qué gobernante puede oponerse a mi voluntad?».
20 Escuchen los planes que tiene el Señor
contra Edom
y contra la gente de Temán.
Aun sus hijos pequeños serán arrastrados como ovejas
y sus casas serán destruidas.
21 La tierra temblará con el ruido de la caída de Edom
y su grito de desesperación se oirá hasta el mar Rojo.
22 ¡Mira! El enemigo cae en picada como un águila,
desplegando sus alas sobre Bosra.
Aun los guerreros más poderosos estarán en agonía
como mujer en trabajo de parto.
23 Mensaje acerca de Damasco
Este es el mensaje que se dio acerca de Damasco. Esto dice el Señor
:
«El temor se apoderó de las ciudades de Hamat y Arfad
porque oyeron los anuncios de su propia destrucción.
El corazón de ellos está agitado
como el mar cuando hay una tormenta furiosa.
24 Damasco se volvió débil,
y toda la gente trató de huir.
El miedo, la angustia y el dolor se han apoderado de ella
como a una mujer en trabajo de parto.
25 ¡Esa ciudad famosa, ciudad de alegría,
será abandonada!
26 Sus jóvenes caerán en las calles y morirán.
Todos sus soldados serán matados
—dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales—,
27 y prenderé fuego a las murallas de Damasco
que consumirá los palacios de Ben-adad».
28 Mensaje acerca de Cedar y Hazor
Este es el mensaje que se dio acerca de Cedar y los reinos de Hazor, que fueron atacados por Nabucodonosor,
rey de Babilonia. Esto dice el Señor
:
«¡Avancen contra Cedar!
¡Destruyan a los guerreros del oriente!
29 Tomarán sus rebaños y carpas,
y sus pertenencias y camellos les serán quitados.
Se escucharán voces de pánico en todas partes:
“¡Somos atemorizados a cada paso!”.
30 ¡Corran y salven sus vidas! —dice el Señor
—.
Gente de Hazor, escóndanse en cuevas profundas,
porque Nabucodonosor, rey de Babilonia, ha conspirado contra ustedes
y se prepara para destruirlos.
31 »Levántense y ataquen a esta nación tan confiada
—dice el Señor
—.
Su gente vive aislada en el desierto
sin murallas ni puertas.
32 Todos sus camellos y demás animales serán de ustedes.
A este pueblo que vive en lugares remotos
lo esparciré a los cuatro vientos.
Traeré sobre ellos calamidad
de todas partes —dice el Señor
—.
33 Hazor será habitada por chacales
y quedará desolada para siempre.
Nadie vivirá allí;
nadie la habitará».
34 Mensaje acerca de Elam
El profeta Jeremías recibió del Señor
este mensaje acerca de Elam al comienzo del reinado de Sedequías, rey de Judá.
35 Esto dice el Señor
de los Ejércitos Celestiales:
«Destruiré a los arqueros de Elam,
lo mejor de su ejército.
36 Traeré enemigos de todas partes
y esparciré a la gente de Elam a los cuatro vientos.
Serán desterrados a países de todo el mundo.
37 Yo mismo iré con los enemigos de Elam para destrozarla.
En mi ira feroz traeré gran desastre
sobre el pueblo de Elam —dice el Señor
—.
Sus enemigos lo perseguirán con espada
hasta que yo lo destruya por completo.
38 Estableceré mi trono en Elam —dice el Señor
—,
y destruiré a su rey y a sus oficiales.
39 Sin embargo, en los días que vienen
restableceré el bienestar de Elam.
¡Yo, el Señor
, he hablado!».