5 ¡Pero mira! Yo traeré terror sobre ti
—dice el Señor, el Señor
de los Ejércitos Celestiales—.
Tus vecinos te expulsarán de tu tierra
y nadie ayudará a tus desterrados cuando huyan.