30 Los marcaré: “plata rechazada”,
porque yo, el Señor
, los desecho».