28 Me consumo como madera que se pudre,
como un abrigo carcomido por la polilla.