3 »Debes defender mi inocencia, oh Dios,
ya que nadie más se levantará en mi favor.