22 Y después que hablaba, no tenían nada que agregar
porque mi consejo les satisfacía.