20 porque el Señor
les endureció el corazón y los hizo pelear contra los israelitas. Así que fueron totalmente destruidos sin compasión, tal como el Señor
le había ordenado a Moisés.