11 Siempre serán detestables para ti. Nunca deberás comer su carne, ni siquiera tocar su cadáver.