8 Los prudentes saben a dónde van,
en cambio, los necios se engañan a sí mismos.