18 En lo alto de las montañas viven las cabras salvajes,
y las rocas forman un refugio para los damanes.